Fuego y nieve

Una suma que resta…

Crónica

Una suma que resta…

 

Por José Manuel Miranda

CHALCO, Méx.- “En la guerra y en el amor todo se vale”, dice un dicho que pretende justificar cualquier acto humano que tenga que ver con cualquier tipo de intereses, incluso aquellos que se consideran mezquinos; habría que añadir que si vas a hacer algo, hazlo bien…

Los avisos detallan: a las cuatro… no, a las seis… mejor a las siete… como la cita para los comunicadores.

La sede del Club de Leones en Chalco es el escenario de un evento que nadie parece ordenar; el PRI local, mediante su coordinadora de prensa Leticia Mena convocó a medios de comunicación a una “conferencia de prensa” que nunca ocurrió.

La razón es que, como se apunta, nadie coordina y todo parece una ocurrencia, a las siete menos cuarto estamos parados en la entrada del lugar, algunos personajes conocidos pululan por la entrada del recinto, pero nadie se atreve a decir nada, ni hace nada.

Observamos que en salón donde se llevará a cabo la pretendida conferencia de prensa, hay colocada una sillería extensa para lo que en teoría debe ser un encuentro con medios de comunicación, se huele una invasión de personas como acto mediático, normal en esta época de elecciones.

Pasa media hora y nadie arriba al lugar, ni tampoco asoma la cabeza un responsable de la convocatoria priista, menos de quien en ese momento va a declarar sus dichos.

A filo de las siete y media una caravana de unidades de la ruta 61 arriba frente al recinto, las cuales están repletas de personas que portan playeras blancas con membretes estampados con la leyenda Morena y el nombre del candidato de la Coalición Juntos Haremos Historia, sin embargo son los menos.

De las unidades bajan algunos personajes que con sendos atados de dichas playeras empiezan a repartir entre los que han llegado, todo ante la mirada de varios reporteros de la fuente que miran divertidos el espectáculo que ya ha comenzado; de quienes convocaron a los medios de comunicación, ni sus luces…

Al pasar por la puerta se puede percibir el olor a tinta fresca que evidentemente viene de las prendas que se acaban de colocar por encima de la ropa quienes van entrando al recinto, nadie se dirige a los reporteros que permanecen en la entrada.

Cerca de las siete cuarenta, llega la candidata del PRI a la alcaldía Yetzabel Ximénez Esparza quien saluda a los reporteros y se queda también en la entrada, pues dice también ser una invitada más y no tener nada que ver con la organización del evento.

Finalmente, sale a recibirla (a ella) un viejo conocido: Israel Alemán Reyes, quien en esta época es el encargado de enlazar a quienes se quieren adherir a la causa priista. Le invita a pasar al recinto y pues, ya estando ahí, a toda la bola de comunicadores que seguimos sin ser avisados de que se trata el asunto.

Entramos y ya estaba dando su discurso un personaje llamado José Luis Buendía González, quien dijo ser el presidente del comité ejecutivo municipal de Morena en Chalco y que se entiende por lo que dice, renuncia a esa organización política para adherirse a la causa de Yetzabel Ximénez Esparza, que no del PRI… bueno hasta ese momento, porque luego de una accidentada entrevista que duró 24 minutos acepta (luego de haber arrojado las playeras al piso, las mismas que se acababan de poner), que se convierten sin problema al priismo como militantes de ese partido.

José Luis Buendía y Beatriz Sánchez quienes se dicen presidente y secretaria de organización de Morena Chalco, manifiestan en entrevista que “decepcionados por siempre haber sido utilizados e ignorados”, renuncian a ese partido y se adhieren al proyecto priista, desestimando las estructuras organizativas que Morena tiene desde 2015 y que ese partido -a nivel nacional- relevó la figura que dicen ostentar para encargar a las figuras llamadas enlaces distritales, la coordinación de la actividad política en cada región y municipalidad.

Aunque el discurso de Buendía arrancó diciendo estar decepcionado de los principios de Morena que rezan: No robar, No mentir y No traicionar, de los que se dijo víctima, en la entrevista (forzada por los medios) Beatriz Sánchez aceptó que ellos también mintieron en el pasado al aceptar que en el pasado proceso electoral cobijaron a gente que venía del Distrito Federal, prestando la dirección de su propio domicilio para acreditar la residencia del actual regidor Morenista Alejandro Virrueta y del entonces Secretario del partido Alejandro Vera Isoba, personajes a quienes responsabilizaron de traicionar a sus agremiados buscando solo el beneficio personal, siendo eso un motivo para su separación.

Finalmente se vuelven a contradecir, pues expresaron no culpar directamente a ningún personaje de la supuesta traición hacia quienes dicen tener como potenciales colaboradores (los números que manejaron de activos van desde 1,200 hasta 5 mil, para luego terminar con 19 operadores) y tampoco hicieron señalamiento alguno sobre la candidatura a la presidencia municipal del abanderado de la Coalición Juntos Haremos Historia, lo que deja en entredicho  cuál es su principal motivación, salvo sus declaraciones que apuntan en diversos sentidos, pero sin llegar más que a una suma de 70 personas presentes en el recinto, entre los que se encontraban niños portando las playeras de Morena.

Este acto culminó con un amargo sabor de boca para los comunicadores que acudieron al lugar, pues la forma de ser citados e ignorados, además de pretender ser utilizados, se anticipa como la política de prensa que el PRI tiene reservada para los medios de comunicación, un insulto a todas luces…