Fuego y nieve

¿Quién se beneficia con el «Elbazo»?

La red de corrupción de Elba esther 
Mecanismos de corrupción magisterial Por Mexicanos Primero

El «ELBAZO» y sus beneficiarios

Por José Manuel Miranda 

La detención de la líder del SNTE Elba Eshter Gordillo Morales, supone una demostración de fuerza y ejercicio de poder no visto desde la época de Carlos Salinas de Gortari como Presidente de México.

 

Su intempestiva aparición en imágenes dadas a conocer casi de inmediato y que a esta hora  llevan mil vueltas al mundo, son determinantes para dar un mensaje contundente: «para que se sepa quién manda en este país».

El estilo no nos es ajeno a quienes rebasamos los 40 y en plena conciencia estamos obligados a rememorar las condiciones que permitieron la venta de paraestatales y el posterior «adelgazamiento» del Estado mexicano en concordancia con el recién aplicado modelo de desarrollo llamado Neoliberalismo y que Carlos Salinas de Gortari se empeñó en rebautizar como «Liberalismo Social», burlándose de toda inteligencia que osara rebatirlo. Era la época dura, del poder único, del «coopelas o cuello…»

Hoy que la correlación de fuerzas en la sociedad ha cambiado, y que los tiempos marchan a velocidades incomparables con el periodo histórico que aquí se cita, se entiende que las repercusiones deben ser diferentes y por lo tanto cuidadas. Antaño sólo a través de revistas como Proceso o algunas columnas de periodistas serios nos podíamos enterar luego de unos días (en el mejor de los casos) de las maniobras que el gobierno mexicano hacía en torno del poder, el real poder.

Lo acontecido con la maestra es relevante porque se vislumbra no una época diferente por mejor o buena, sino por el planchado de una superficie rugosa que no permitía a la oligarquía de este país adueñarse de uno de los rubros más lucrativos: la educación. Si bien es cierto que el pretexto guardado es que la reforma educativa tiene como objetivo primordial mejorar el nivel educativo de este país mediante la preparación y evaluación constante del magisterio, también se viene preparando el terreno para una distensión en el tema de la educación privatizada, disfrazada, pero particular como negocio al fin.

La investigación realizada por la organización Mexicanos Primero que comanda Claudio X. González (creador del concepto TELESEP) y que «encuera» sorprendentemente la red de corrupción y el flujo de dineros, además de su nula comprobación por parte de la Auditoría Superior de la Federación, fue respaldada por Televisa y esta asociación arrojó resultados satisfactoriamente contundentes a través del documental que fabricara Carlos Loret de Mola titulado «De Panzaso» donde se culpa a la maestra Elba Esther de todos los males en la educación de este país sin ninguna duda.

El esfuerzo mereció la pena para desvelar los misterios de la líder que, cual nigromante (aunque ella ni idea tiene de lo que esa palabra significa), siempre salía avante pensando que sus argumentos eran convincentes porque jamás contrapunteaba, siempre estaba de acuerdo, el problema era el precio de ese acuerdo… y quien estuvo en el poder desde el Salinato, siempre se mostró dispuesto a comprarle la fórmula para contener a una grey magisterial que nunca se consolidó como una fuerza social pensante y conductora de los destinos de los más desfavorecidos. Sus rebatingas por privilegios terminaron por asfixiarlos y si no, pregúntenle a Teodoro Palomino o Alberto Anaya, que cuando lideraban la CNTE, fueron aquietados cuando les regalaron un partido político: el Partido del Trabajo (PT).

La concatenación de acciones orientadas desde el poder ejecutivo a través de los Mass Media para generar un ambiente creciente de animadversión en contra de Gordillo Morales y preparar el camino para su descabezamiento y quedar como campeones justicieros, no fue fácil, ni sencillo, pero por fin creyeron que el momento llegó y soltaron el porrazo.

Me alegro muchísimo de que ese némesis del buen pensar haya sido tratada como delincuente porque yo pienso que eso es,  sin embargo no puedo evitar el pensar que lo que viene no necesariamente es el mejor panorama para los mexicanos, sobre todo cuando el capitán de los tiburones oligarcas ríe y comenta: «Se los dije, estos mexicanos no tienen memoria…»