Fuego y nieve

Por sus pistolas…

CHALCO 

Cometen abuso de autoridad y todo para nada…

 

  • La venta en las calles es un crimen en Chalco
  • Sin procedimientos, sin respeto, sin resultados…

Por José Manuel Miranda

CHALCO, Méx.  9 de abril 2013.-  Con una prepotencia difícil de creer, empleados de la subdirección de comercio que encabeza  Claudia del Rosario Segovia , irrumpieron la mañana de hoy a las afueras del palacio municipal para efectuar un desalojo sobre un puesto de dulces propiedad de la señora Claudia Galicia Muñoz, quien en ese momento estaba en compañía de sus cuatro hijos. Sin aviso, notificación y menos  identificación, los empleados al mando de Juan José  Castillo tiraron la mercancía en el suelo, voltearon el armatoste de metal en donde una niña dormía al interior, lastimándola severamente con esta acción; al intentar defenderse, la vendedora recibió insultos y jaloneos, mismos que respondió como pudo pues no recibió explicación alguna.

En entrevista grabada, la afectada narró cómo sufrió el levantón por parte de la comitiva enviada por comercio local y expuso también la forma en que sus hijos fueron agredidos y dejados en la calle al desamparo cuando ella era llevada por alrededor de cinco policías  y fue detenida por repeler la acción de los empleados del Ayuntamiento. Sin más, fue llevada a los separos de la comandancia y Galicia Muñoz dijo que allí dentro fue golpeada por quien la sometió.

Claudia afirma que nunca fue notificada sobre que debía abandonar el lugar que trabaja desde hace cinco años y en los que nunca había sido molestada; fue muy enfática al decir que jamás se identificaron los empleados y que cuando les preguntó el por qué de la acción, le contestaron, «no te vamos a dar explicaciones» y sin más la tundieron…

Al correrse la voz de lo sucedido, una ochentena de comerciantes se dieron cita en el patio de la Presidencia Municipal para exigir la liberación de Claudia Galicia Muñoz. Fue su hermana Fany quien principalmente estuvo de un lado para otro platicando, exigiendo, gritando y peleando por que liberaran Claudia, poniendo a resguardo a los hijos de la «detenida» y cuidando que la pequeña herida en la trifulca, fuera atendida en la Cruz Roja.

A Claudia se le levantaron cargos por agresión, mismos que se tradujeron en una «falta administrativa» en la que se le exigió pagar para salir libre y le devolvieran sus elementos de trabajo la cantidad de un mil 728 pesos. Ninguna autoridad salió a negociar con la furibunda multitud que defendía la libertad de Claudia Galicia, sólo el 7º regidor José Luis Aboytes se acercó pero no movió un dedo en favor de la comerciante detenida y argumentó que «la juez me dijo que no había problema, que ya iba a salir», para luego irse del lugar. Las consignas en contra del Alcalde Francisco Osorno no se hicieron esperar.

Cabe mencionar que después de que fuera exigida de manera implacable el pago de «la multa», las hermanas afectadas fueron convocadas en la Secretaría del Ayuntamiento para decirles que «la autoridad había cometido un error», a lo que Fany Galicia espetó, «por qué lo dicen una vez que ya pagamos, que ya nos trataron como a delincuentes que ya nos humillaron de esta manera… quién va a pagar lo que nos quitaron…»

Todos los allí reunidos en protesta acordaron presentarse mañana miércoles en la explanada municipal para «exigir sea detenida esta ola de arbitrariedades… esto no se va a quedar así, vamos a ver de qué cuero salen más correas» sentenciaron, para luego afirmar que procederán a levantar un acta en la mesa de responsabilidades por abuso de autoridad y lo que resulte.

Luego de que salió libre, Claudia Galicia volvió a colocar su puesto en el mismo lugar, solo que ya sin mercancía, pues aseguró que cuando le devolvieron su puesto de metal, sus cosas y dinero ya no estaban.

La acción de los empleados de comercio sólo sirvió para poner de manifiesto la actitud gubernamental que el Presidente Osorno mantiene frente al tema: comercio en la calle…