Fuego y nieve

Nuevos cobros de CFE amenazan con inestabilidad…

ZONA ORIENTE

Acusan a CFE por “cobros irracionales”

 

  • Vecinos de la zona oriente de la entidad se manifiestan

Por José Manuel Miranda

Mostrando reciboZONA ORIENTE, Méx. –  Como una pesadilla recurrente, los altos cobros en los recibos de energía eléctrica que efectúa la Comisión Federal de Electricidad (CFE), han generado protestas de vecinos en los que tanto organizaciones sociales como vecinos a título personal, se han presentado ante las oficinas regionales de esta paraestatal en Valle de Chalco con el fin de exigir una revisión en sus cuentas y una correcta aplicación de lecturas al consumo realizado por los usuarios.

Vecinos de Valle de Chalco, Ixtapaluca y Chalco, reclaman cobros indebidos por arriba de los dos mil quinientos pesos de una emisión a otra en casas habitación cuando su récord anterior dista mucho de esas cantidades, evidenciando un desfase con lo que anteriormente se les venía cobrando por parte de CFE.

La manifestación de la semana pasada arrojó un acuerdo de revisión que se celebrará el próximo 23 de octubre, sólo con la promesa de audiencia para establecer las irregularidades del cobro con “recibos francamente criminales…”, como catalogaron algunos asistentes a esta protesta que busca una solución inmediata y añadieron, “no nos negamos a pagar, pero queremos que el cobro sea justo.

Además, dijeron los vecinos, “el pasado jueves 10 de octubre trabajadores de la CFE llegaron a cortar el suministro de energía a la Unidad Habitacional San Buenaventura sin brindar ninguna clase de diálogo a los afectados…”, es por ello que los inconformes expusieron que no cejarán hasta que su demanda de cobro justo sea una realidad.

Es necesario recordar que la operación de la red eléctrica por parte de CFE como empresa prestadora del servicio, se dio en sustitución ilegal de la antigua Luz y Fuerza del Centro, y donde no existe contrato alguno con la nueva empresa, pues solo se realizó de facto la sustitución de medidores y un nuevo prorrateo del consumo, sin que al usuario final se le pidiera su consentimiento.