Fuego y nieve

GAP vs Puros, la lucha por Morena

GAP vs Puros, la lucha por Morena

 

  • Suspensión de derechos partidarios y destitución de cargos

Por José Manuel Miranda

ZONA ORIENTE, Méx. – La noche del 20 de mayo se dio a conocer un documento de la Comisión de Honestidad y Justicia del partido Morena, en el cual se sanciona con la suspensión de derechos partidarios por 6 meses a 32 diputados locales de ese partido en el Estado de México.

Aunado a esto, los mismos fueron destituidos de sus cargos en el partido ipso facto, lo que da como resultado que durante ese tiempo no podrán hacer trabajo partidista con sus bases o simpatizantes de cara a la renovación de la dirigencia de Morena en el Estado de México la que será en el mes de octubre, ya que cuando recuperen sus derechos será muy tarde, eso si la comisión mantiene su veredicto, cosa harto improbable dada su historia reciente en decisiones clave.

El dictamen marcado con el número CNHJ-MEX-046/19, acusa que 32 legisladores mexiquenses que llegaron representando a Morena en la elección pasada, faltaron a su espíritu partidario, atentando contra sus principios y documentos básicos, ello al no representar al pueblo mexiquense en el espíritu que en campaña los llevó al triunfo: defender de todo abuso del poder a la ciudadanía.

Lo anterior se deriva de que los susodichos votaron en bloque a favor de aumentar los precios del refrendo vehicular y de dar luz verde a la iniciativa que ordena un reemplacamiento de vehículos automotores cada 5 años, una erogación que la misma comisión no reconoce como un impuesto, sino como un pago por derecho, lo cual equivale a pagar al gobierno de manera reiterativa sin fundamento de gravamen, es decir, pagar de nuevo por algo que un día se abrogó como impuesto.

Los legisladores morenistas le hicieron la tarea al gobernador Alfredo del Mazo de un modo absolutamente dócil y perverso, pues a la fecha ninguno de ellos ha respondido por su responsabilidad en el hecho, simplemente dejaron que las cosas se olvidaran, pero no fue así.

La promesa de desaparecer la tenencia vehicular se esfumó y en su lugar el diputado Nazario Gutiérrez, transformó su propuesta en el aumento citado y el cobro quinquenal por reemplacar autos, algo inaudito. Justo a este legislador se le suspendió por el plazo de doce meses debido a que fue el promovente de la medida, lo cual -según los miembros de la comisión-, atenta contra la encomienda citada en los documentos básicos de Morena.

Pero, ¿cuál fue el interés que movió a la comisión a ejecutar una sentencia tan inusual y fundamentarla tan extensamente como pocas de sus resoluciones?

Sencillo, la influencia de Daniel Serrano, el jefe del grupo denominado los ‘Puros’ (quienes argumentan ser fundadores de Morena sin haber militado en ninguna otra organización política), un personaje que está pugnando por apropiarse de la dirigencia estatal de su partido para conducir a mediano plazo sus aspiraciones a la candidatura a gobernador por Morena.

Este dirigente cuenta cuatro legisladores locales bajo su égida, Beatriz García Villegas, Elba Adana, Elizabeth Millán y Alicia Mercado. Manda en el Congreso federal a otros tres legisladores más, Elizabeth Díaz (Ecatepec), Xóchitl Zagal (Cuautitlán Izcalli), Marco Antonio Reyes (Zinacantepec) y tenía otra más que se fue de su grupo por la renta que le exigía, según trascendió en su momento.

Del mismo modo, los alcaldes de La Paz (Olga Medina), Coacalco (Darwin Eslava), Nicolás Romero (Armando Navarrete), Ocoyoacac (Anayeli Olivares), Teoloyucan (Gabriela Contreras) y Otzolotepec (Erica Sevilla), trabajan bajo las órdenes políticas de Daniel Serrano cual perros fieles.

Cierto que para el tamaño del Estado de México son pocos, pero las rentas que les exige (según se ha denunciado) le permite a Serrano tener una operatividad política holgada aun sin tener cargo público alguno, es decir, no trabaja en la administración pública pues su última encomienda fue como funcionario de Morena en la comisión de elecciones el año pasado, por eso el dogal que se cargan sus partidarios, él los puso.

Así fue que el trabajo subterráneo que Serrano hizo durante este año para cuadrarle a sus archienemigos -los integrantes del Grupo Acción Política-, redundó en un duro golpe a Higinio Martínez Miranda, jefe del Cartel morenista de Texcoco, así como a sus operadores Maurilio Hernández y Nazario Gutiérrez.

Hoy las reacciones están a la orden del día y varios actores políticos son blanco de memes y la están padeciendo luego de pensar que son todopoderosos en su región, sin embargo, su realidad pone de relieve que tienen una fragilidad evidente, si su partido les suspende sus derechos partidarios, es obvio que no pueden hacer proselitismo para conseguir cargos en Morena, sólo pueden seguir con sus asuntos legislativos, pero no hacer política en nombre de su partido, no pueden, están impedidos.

Para el caso de la región de los volcanes es significativo este pleito, pues mientras la diputada Beatriz García (de Daniel Serrano) está nadando de muertito en la zona, su rival Anais Burgos (suspendida en sus derechos e impuesta por una carambola negociada con el PES), le encanta meterse a los dominios del distrito 28 del cual no es representante, mientras deja sin acciones sociales a los municipios del distrito 1 por el cual fue electa.

Lo anterior es secundado por la diputada federal del distrito 21 Graciela Sánchez Ortiz que no atina a hilar tres frases y que evade cualquier tipo de pregunta sobre su actuar legislativo, amparándose además en los alegatos un tanto agresivos de Burgos Hernández, quien también trae bajo la falda a la diputada de Ixtapaluca Rosa María Zetina, quien tampoco da cuentas de su actuar y sólo deja sus pronunciamientos vagos y de pose en foto a la vera de las redes sociales, las cuales están en manos de su hija y algunos ex priistas que hoy trabajan de morenos.

Esta lucha propiciada por los jefes de los cárteles políticos ‘Los Puros’ y GAP, redunda en la verdadera motivación política que tienen: controlar el mayor número de posiciones en la dirigencia de Morena en el Estado de México tras la elección de octubre próximo, y preparar el terreno para la elección a gobernador en donde tendrán el escollo a superar de Delfina Gómez Álvarez, actual coordinadora estatal de la Secretaría de Bienestar Social y presunta ungida por AMLO para ese puesto en representación de Morena.

¿Y que pasa con los ciudadanos? A esos que se los lleve el demonio…