Fuego y nieve

Evitar el caos…

ZONA ORIENTE

Pugnan por cautela en información

 

  • Redes sociales han impactado en información caótica
  • Control de difusión, clave

Por José Manuel Miranda

ZONA ORIENTE, Méx. –  Luego de que la semana pasada el volcán entrara en una fase de actividad diferente y más intensa, un balance hecho por varios funcionarios y responsables de organismos de protección civil de forma separada, coinciden en que la información inmediata a través de las redes sociales impactó en una alarma innecesaria en la población de la región de los volcanes, especialmente en los municipios de zona de riesgo.

“De lo que se trata no es de impedir que se difundan los datos que dan cuenta de la actividad del volcán, por el contrario, la información que se difunda sea veraz, masiva y muy responsable”, comentaron fuentes. Lo anterior debido a que desde el momento en que la actividad del volcán Popocatépetl se hizo evidentemente notoria, un cúmulo de usuarios de redes como twitter y facebook transmitieron de inmediato sus temores dando cuenta de lo que veían, sin embargo eso no hizo más que generar pánico entre las personas más sensibles…”, señala un funcionario.

La presencia del ejército en la región fue otro factor que llamó la atención de la población, sin embargo su presencia meramente preventiva y perfectamente contemplada en los escenarios posibles del semáforo de alerta del volcán y el Plan Operativo Popocatépetl, “provocó comentarios subidos a la red acerca de un proceso de evacuación, lo cual es falso y no contribuye a la calma”, declaran entrevistados.

Lo cierto es que organismos de protección civil, Ejército, Secretaría General de Gobierno, de Transporte Terrestre, CENAPRED y otros organismos, están sesionando regularmente en el CABIR de Temamatla para adoptar las medidas necesarias, haciendo evaluación de la escala activa del coloso y generar las recomendaciones necesarias.

Esta actividad de coordinación es clave para el control de pánico entre las miles de personas que en zonas semirurales no tienen  acceso a información verídica en tiempo real y de allí la presencia del ejército que actualmente informa a la población lo que debe hacer y el estado de  alerta que corresponde.

Aunque no es un pronunciamiento como tal, la tendencia de los responsables gubernamentales es hacia evitar la alarma a través de comentarios en la red y otros medios que no contribuyen a un clima de buena información y control en las acciones de la gente que habita la zona de riesgo.