Fuego y nieve

El agua, un problema politizado

El agua, un problema politizado

 

  • Dictamen técnico avala obra pública
  • Autoridades y opositores dan su versión

Por José Manuel Miranda

IXTAPALUCA, Méx.- En tan sólo una semana se han suscitado conatos de violencia inducidos y declaraciones a medios, sobre un problema social causado a partir de una obra hidráulica que pretende dotar de agua potable a las colonias El Molino, Santa Cruz Tlapacoya y el pueblo de Tlapacoya (este último siempre que haga la petición, pues se rige bajo la figura de un comité autónomo de agua), obra de la que se ha tratado de interrumpir el avance en su tercera etapa, por aquellos que las autoridades municipales y ejidales han llamado “un pequeño grupo de presión”, el cual está – acusan-, bajo la tutela del diputado federal por Morena, Felipe Arvizu de la Luz.

De las quinientas obras que el Ayuntamiento de Ixtapaluca ha realizado, ninguna ha generado tanta polémica, ni sobresaltos como ésta, la cual es atacada por sentencias populares tales como: “no nos informan qué se está haciendo”, “estamos desinformados”, “se la van a llevar al nuevo aeropuerto”, “van a conectar cinco pozos al sistema del macrocircuito de agua potable”, etcétera, sin que hasta el momento el grupo opositor de sedicentes vecinos de Tlapacoya, muestren pruebas fehacientes de su dicho, ni dictámenes técnicos al respecto, pues como dice José Flores Flores (cabeza visible de los opositores), “nos basamos en el sentido común…”

Existe una acusación directa sobre el diputado federal por Morena Felipe Arvizu acerca de que él es la figura detrás del movimiento de inconformidad, el cual no acepta dichos oficiales, sean comprobables o no, lo que indica una disputa política evidente y un panorama beligerante que pone  los ciudadanos en medio del fuego cruzado. Lo anterior a pesar de que en una reunión donde estuvo el legislador y vecinos con las autoridades municipales, se explicó la temática y aspectos técnicos de la obra, resultando una minuta de trabajo en la cual los quejosos se comprometieron a no impedir que los trabajos se realizaran.

El Ayuntamiento de Ixtapaluca ha hecho el viernes pasado un exhorto a la paz y la legalidad a modo de poder realizar obra pública sin inconvenientes, esto tras efectuar el ODAPAS cinco asambleas informativas y en general el Ayuntamiento dos conferencias de prensa para explicar técnicamente y a detalle la obra en cuestión, además de desvelar los motivos políticos que existen detrás del conflicto.

Por su parte este lunes 17 de septiembre en la explanada conocida como ‘El pico’ en el fraccionamiento José de la Mora, una mesa de seis vecinos y ante un auditorio de 36 personas (contando sus activistas) dieron una conferencia de prensa en la que sólo hicieron presencia dos reporteros, esto en el entendido de que la invitación no fue focalizada, sino se trató de hacer viral a través de la red social WhatsApp es decir, abierta y para cualquiera.

En la conferencia ofrecida por los vecinos, los dichos se centraron sobre lo que denunciaron como abuso policíaco por parte de la fuerza municipal y lanzaron acusaciones puntuales en contra del comandante L. Ordóñez Magaña conocido con clave “Virgo” y del cual dijeron “… ordenó el ataque a los vecinos el 10 de septiembre…”, y a este respecto dijeron haber levantado actas por abuso de poder y autoridad, todo con base en los testimonios de las mujeres que dijeron haber sido golpeadas por los policías.

Entre todo este mar de argumentaciones, existe algo que se siente cuando se está junto a los quejosos que se oponen a la obra y cuando emiten sus comentarios: un odio desmedido en contra de la Presidenta municipal electa Maricela Serrano, a quien tildan de una inmensidad de epítetos los cuales, ciertos o no, justificados o no, son una calca perfecta del sentimiento que guardan los afiliados a la organización “Nexos con Rumbo” que dirige Armando Corona y que hoy está tratando de ganar espacio en la plaza pública por intermediación del protagonismo del diputado morenista mencionado Felipe Arvizu…