Fuego y nieve

Chalco, burócratas contra niños…

Chalco, desprecio por la educación infantil…

 

  • Transformarán escuela en bodega de archivo muerto
  • Insensibilidad total y absoluta
  • Amedrentan a padres con una prepotencia sin límites

Por JM Miranda

CHALCO, Méx. 24 de mayo 2013.-  Después de casi cinco meses se confirmó el rumor, el Centro de Desarrollo Infantil “Estefanía Castañeda” ubicado en el poblado de Miraflores, sería cerrado y dejaría de funcionar a partir de julio próximo. Tal medida tomada por la administración que encabeza Francisco Osorno Soberón a manos del sistema DIF municipal del que se hace cargo Susana Belmont Aburto, tiene tres motivos aparentes (la autoridad aun no se pone de acuerdo en muchas cosas consigo misma):

  1. La escuela cerrará por falta de recursos económicos
  2. Se convertirá en bodega de archivo muerto del DIF local
  3. Se convertirá en una escuela para gente de la tercera edad

Estas versiones no han sido aclaradas y provocaron que la tarde del jueves 23 de mayo, los padres de familia de este centro infantil decidieran protestar por el presunto cierre de lo que consideran un patrimonio educativo para todos los niños de San Mateo Tezoquipan Miraflores, delegación ubicada al sur de la localidad.

La protesta consistió en impedir que el personal adscrito a la escuela saliera de las instalaciones hasta que el Presidente Paco Osorno en persona no se presentara en el lugar y explicara con detalle el por qué de esta decisión. El funcionario nunca se presentó.

En lugar de ello, el Procurador del DIF llegó para amenazar a los padres de familia con el argumento de que los acusaría de secuestro, acto seguido llamó a la policía municipal “para resguardar el área”, cuentan los padres de niños que estuvieron en el lugar de los hechos desde las 2 pm de ese día y hasta las 11 de la noche en que decidieron dar el paso a la gente que opera el centro de desarrollo infantil.

Los mentores acusan que tres policías llegaron con armas largas en las manos y se colocaron a la entrada del lugar, otros cuatro más portaban armas cortas sin desenfundar, lo que fue tomado de inmediato como una amenaza de los elementos de seguridad y de quien los mandó llamar.

La única consigna en ese momento de los padres de familia que exigían una explicación, era la presencia del Presidente municipal Francisco Osorno para que les dijera el por qué de esa decisión.

La contestación fue la misma y el enojo popular se incrementó cuando poco a poco la directora del Centro “Profesora Mónica” daba a conocer que esta decisión de cerrar, se le había avisado desde enero pasado, justo cuando la presente administración recién tomaba las riendas del gobierno.

A pesar de esto, jamás se les indicó a los padres que la escuela cerraría, lo cual se vio reforzado desde el mes de febrero por la negación de preinscripciones para el siguiente ciclo escolar, en ese tiempo simplemente se les dijo que no habría inscripciones, sin más.

Es menester señalar que los padres declarantes afirman que “los trabajadores del centro comentaron a viva voz que ellos no estaban secuestrados… sino que permanecían allí por su propia decisión”, lo cual es entendible si se toma en cuenta que es su fuente de empleo y tienen interés de permanecer trabajando; además de esto, quien dijo ser el Procurador del DIF, decidió ingresar a las instalaciones aun cuando se le advirtió que “si entraba ya no salía”, sólo para decir más tarde que él “no estaba retenido en el lugar, sino que se encontraba allí por propia decisión…”, con esto, los propios padres afirman que la idea de ser acusados de secuestro se invalida, sobre todo porque su “único interés era que el Alcalde se presentara a explicar”, dicen.

Se formó una comisión para trasladarse al Palacio Municipal y fuera atendida por la autoridad, lo único que consiguieron como explicación fue que “la decisión es de la SEP (Secretaría de Educación Pública)… no tenemos nada que ver” y se les propuso que la comisión fuera a Toluca para arreglar el asunto, a lo que los pobladores se negaron argumentando que “los que tenían que venir eran los responsables porque el problema estaba en Miraflores, no en Toluca…”

El Centro de Desarrollo Infantil Estefanía Castañeda  lleva más de treinta años operando y atiende actualmente a 98 niños en todos sus niveles, cuenta con siete personas que operan la escuela desde docentes hasta intendentes y es uno de los dos únicos centros públicos con que cuenta esta localidad, lo cual es a todas luces  insuficiente para una población que sigue creciendo.

Los terrenos en los que se asienta la escuela en el circuito Sonora, fueron donados por gente de la misma comunidad, incluso el donante del terreno donde se ubica el área de recreo, expresó su negativa por la medida que las autoridades pretenden tomar y exigió que si se da otro uso a la escuela, le fuera reintegrado su terreno y explica, “existe un documento en el cual consta que esa donación era para un centro de desarrollo infantil, no otra cosa como ahora quieren imponer…”, dijo.

El sistema DIF jamás ha hecho presencia, la Presidenta Susana Belmont Aburto “jamás se ha parado por aquí…” acusan. Los padres de familia tratan de defender este espacio que es muy valorado por sus habitantes debido a los buenos resultados que se reflejan en los niños, además que señalan que “la educación no es gratuita… pagamos 350 de inscripción y todos los materiales corren por nuestra cuenta”, dicen.

“Lo que más nos importa es que la escuela no se cierre, si dicen que lo quieren hacer una escuela para adultos mayores, los primeros en oponerse son ellos porque sensatamente dan preferencia a la niñez… ahora que también existe la idea convertir en bodega de archivo muerto estas instalaciones a lo cual nos oponemos rotundamente… también nos dicen que es porque no hay recursos y no la pueden mantener, ¿cuál es la razón verdadera?…”

“Esto no acaba y lo que queremos es que el Presidente nos explique, esta escuela la maneja el municipio y ese argumento de que la SEP tiene la culpa, no lo creemos, sabemos que es falso simplemente porque la escuela está bajo resguardo y operación del DIF municipal, no es una escuela federal…”, sentencian.

Lo que pudo ser contenido con la presencia de Panchito Osorno en el lugar (solo o con su cabildo), se convirtió en un foco rojo debido a que la población ve con malos ojos que los funcionarios no acudan por ningún motivo a donde hay problemas que resolver y en lugar de eso manden policías para amedrentar.

Los vecinos rematan acusando, “llamó el famoso procurador y llegaron rapidito, ¿por qué no llegaron jamás cuando les llamamos el día que estaban asaltando al vecino de esa casa que se ve al fondo? se metieron los ladrones y la policía nunca apareció…”