Tenía que pasar…

ANÁLISIS

Brincan perredistas de Ixtapaluca

 

  • Acusan “secuestro de su partido por priistas”
  • Mandan Carta Abierta a Carlos Navarrete

carta abierta de perredistasIXTAPALUCA, Méx. –  Con verdadero coraje y tomando acción como militantes anónimos (no firman la misiva), activos del Partido de la Revolución Democrática (PRD) de esta municipalidad, mandaron una carta abierta al comité directivo nacional de esa organización política que encabeza Carlos Navarrete Ruiz.

En la carta advierten claramente sobre que “el señor Armando Corona Rivera ha estado tratando de negociar perversamente, junto con su pequeña organización ‘Nexos’ para imponer a su cuñado, un joven sin experiencia y conocido por todos sus vecinos como drogadicto y alcohólico” (SIC).

Sin embargo lo más duro de la misiva viene inmediatamente después, cuando señalan de manera textual, “… el asunto es más delicado, debido a que no sólo es la ambición de estos sujetos, sino el potencial delictivo, pues el señor Armando Corona y su cuñado tienen fuertes nexos con extorsionadores de transporte público, grupos juveniles de porros (antes FJR) y secuestradores…”

Y terminan fulminantemente, “Sería un error histórico dejar que estos tipos se apoderen de nuestro partido. No queremos un nuevo Ayotzinapa, no queremos un Abarca en Ixtapaluca del que al rato nos podamos avergonzar como partido y como ciudadanos ixtapaluquenses” (SIC).Armando Corona1

El clima político en estos días se ha incrementado debido a que la lucha en los frentes políticos virtuales se da sin cuartel y con una gran cantidad de pregoneros, repetidores y demás que pugnan por posicionar a cualquier precio y del modo que puedan, una preferencia que impulse los intereses de quienes asumen como sus jefes políticos.

Siempre hay guerras sucias en las campañas electorales, pero en esta ocasión la fragmentación del PRD local provocada por los manejos que los grupos dominantes han hecho, dejando al grueso de los militantes solo mirando los “ajustes”, han promovido acciones no institucionales y la movilización de militantes, que simplemente no quieren ser utilizados como si fuera su obligación cívica y de trabajo, apoyar a quien se les imponga.

Mareas fuertes se avecinan y las respuestas no se harán esperar, la rebatinga política ha comenzado y los que en ella participan avientan gasolina a fuegos generados en uno y otro bando de los contendientes, que en este caso sólo se avizoran dos preponderantes, la fuerza del PRI y la que se alojó en el PRD.