Sigue abuso de autoridad contra ejidatarios

Sigue abuso de autoridad contra ejidatarios

 

  • Intentan clausurar mina sin éxito

TLALMANALCO, Méx.- Luego de casi tres meses de una inspección ambiental por parte de PROFEPA, a la empresa ejidal PROMINETT que administra la mina el Tenayo y tras haberse seguido las recomendaciones correspondientes, se registró una visita de nueva cuenta para constatar avances en el cumplimiento de las condicionantes para la correcta explotación del predio en cuestión.

Con la fuerza de la Gendarmería y la policía estatal, los inspectores hicieron acto de presencia en el paraje ubicado en el km 19.5 de la carretera federal 115, para ejecutar lo que dijeron era “la implementación de una medida de seguridad en la mina por no contar con el cambio de uso de suelo requerido…” como seguimiento a una denuncia anónima y supuestamente no haber presentado la documentación requerida.

Faltos de información, los propios inspectores ignoraban el que las autoridades ejidales y la administración de PROMINETT ya habían efectuado todos y cada uno de los trámites que les hubo requerido la SEMARNAT desde el pasado 11 de abril y en el cual se dio una prórroga a los ejidatarios.

En la visita, los responsables de la mina presentaron todos los documentos ingresados y requeridos por la autoridad ambiental, lo que cambió el sentido de la visita, pues el alegato de los inspectores era que no se había presentado la documentación correspondiente.

Luego de demostrar que la Secretaría del Medio Ambiente estatal a cargo de Raúl Vargas Herrera, no dio respuesta alguna a los oficios ingresados a la dependencia para conseguir el cambio de uso de suelo correspondiente y así, esa Secretaría de manera oficiosa, dejara el procedimiento en la incertidumbre, el representante legal de PROMINETT mostró a los inspectores el cumplimiento de ingreso y acuse de recibo de cada uno de los documentos que en el expediente de inspección se señalaban, lo que modificó la decisión de clausura, pues la responsabilidad de la dilación de trámites recae directamente en la dependencia estatal.

Con al menos 80 ejidatarios presentes, las autoridades visitadoras procedieron a revisar todo el expediente para concluir que no existía motivo de clausura, por lo que otorgaron una prórroga más para la presentación de los documentos que ya están en trámite, además de continuar con los trabajos de compensación ambiental del perímetro.

Posteriormente se trasladaron a las oficinas del Ejido de Tlalmanalco para firmar el acta correspondiente en donde se establecieron los términos y se dejó en claro que la mina El Tenayo no se clausura.