Por subejercicio devuelve Tlalmanalco dinero del Fortaseg

Por subejercicio devuelve Tlalmanalco dinero del Fortaseg 

 

  • Sin datos públicos, el Ayuntamiento va

Por José Manuel Miranda

TLALMANALCO, Méx. –  Con una información más que escueta en cuanto al ejercicio del gasto público, el Ayuntamiento de Tlalmanalco provoca gran opacidad en términos de transparencia.

Sin obra pública visible y con grandes pendientes para sostener su estatus de ‘Pueblo con Encanto’, la administración que preside Óscar Jiménez Rayón no da cuenta exacta de lo que hace, ni de lo que se propone.

En tanto, los números que hablan de dineros para la seguridad de la ciudadanía no cuadran. Con un presupuesto en 2016 proveniente del Fortaseg (programa para el fortalecimiento de la seguridad) de once millones de pesos, los únicos montos ejercidos, declarados y comprobados rondan los 3 millones 52 mil 540 pesos, de los cuales 1 millón 482 fueron para control de confianza, 300 mil para servicio profesional de carrera, 25 mil 300 para capacitación de seguridad pública, 69 mil 540 para más capacitación y un millón 175 mil 700 pesos se fueron en kits de operación y cámaras de vigilancia. De los otros 7 millones 947 mil 460 pesos no se sabe nada.

Cierto que aún faltan los servicios personales, asunto que no se aclara por ninguna vía, solo se sabe que de ese rubro en general se destinan 82 millones 483 mil 037.50 pesos, de un presupuesto total de 93 millones 582 mil 483.50 pesos, es decir, el 88.13 % del presupuesto se usa para pagar funcionarios, lo que sobra es para que el Ayuntamiento preste todos los servicios que toca dar y generar obra pública (11.87%).

Por si fuera poco, lo que se usa para trabajar en asuntos urgentes e importantes como la seguridad pública, ha trascendido que alrededor de un cuarto de millón de pesos se tuvo que devolver por subejercicio es decir, porque la administración municipal no supo o no quiso utilizarlo, como si el rubro de seguridad ciudadana estuviera para eso.

La opacidad en los datos no da para más y problemas como la comunicación política de la oficina de la Presidencia son graves, pues en el más reciente altercado que se produjo con la ciudadanía a causa de la introducción de tubos para la conducción de agua en San Rafael hacia un destino no dicho (problema latente), revivió aquella frase que tiene a los habitantes de esa delegación en contra del edil a saber, “para San Rafael nada, porque allí no gané…”