“La Seguridad Pública tiende a privatizarse”

“La Seguridad Pública tiende a privatizarse”, afirman investigadores

 

  • Es una tendencia que abarca a muchos países en el orbe
  • Cercas, rejas, advertencias y amenazas, son el indicador

Por José Manuel Miranda

ZONA ORIENTE, Méx. –  En un trabajo de investigación financiado con recursos de la convocatoria de Investigación Científica Básica del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), a cargo de las Doctoras Claudia Zamorano Villarreal y Guénola Capron, investigadoras del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS) y de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), unidad Azcapotzalco respectivamente, se plantea la tendencia cada vez más notoria de que el Estado está cediendo a manos privadas la seguridad pública.

La Dra. Claudia Zamorano nos explica, “El propósito de este trabajo que involucra a investigadores de instituciones de México, Francia, Estados Unidos y Argentina, es identificar los retos que implica la privatización de la seguridad pública, un fenómeno que se observa no sólo en ciudades mexicanas sino también alrededor del mundo…”,

La académica dice, “se considera privatización de la seguridad pública, a las acciones que emprende la sociedad civil para garantizar la seguridad que el Estado no le otorga, tanto a su persona como a los bienes que posee. Y aunque se trata de un concepto ambiguo al involucrar cuestiones del imaginario, del miedo y de la violencia real, se traduce en diversas acciones como la organización vecinal para el cierre de la calle donde habitan o la contratación de seguridad privada en comercios y domicilios, entre otras…”

Zamorano añade, “el monitoreo del espacio público se da en edificios que son de propiedad privada… lo que mueve la responsabilidad de manera inequívoca al sector privado que ve como un negocio estrictamente la seguridad que en términos jurídicos le corresponde al Estado proveer a sus ciudadanos…”

Según lo difundido por el CONACyT a través de su agencia informativa, se asegura que la investigadora tiene como líneas de estudio la Antropología Urbana, estudios de vivienda, familia y espacio urbano, y a partir de ahí explica que “… en la dimensión institucional se analiza cómo se vuelven borrosas las fronteras entre lo público y lo privado…”

Apunta que “se ha observado un crecimiento de la cultura del miedo y la desconfianza, lo que hace más difícil la sociabilidad entre los ciudadanos, un aspecto que se analiza desde la dimensión sociocultural, porque estamos viendo que hay una serie de estigmas sobre ciertos agentes que son —como diría la doctora Rossana Reguillo Cruz— las figuras del miedo… Entonces pretendemos estudiar la relación con los jóvenes sean mujeres u hombres, porque se cambia toda la sociabilidad a partir de la cultura del miedo”, dice.

“Hablamos de la fragmentación socio – espacial al momento en que se cierran las vías de acceso a centros habitacionales decidiendo quién va a poder pasar, porque a partir de ahí se crean nuevas fronteras entre mi espacio, el entorno cercano y los de afuera, fragmentando la ciudad”, indica y sigue “… En esta dimensión destaca la llamada ‘geografía del miedo’, que consiste en la clasificación de los espacios que las personas consideran seguros o inseguros, y a partir de los cuales deciden transitarlos o no…”

La Dra. Zamorano enfatiza, “Mucho de lo que estamos viendo y que hemos visto, es el papel del miedo en la fragmentación de nuestras comunidades y eso sería un hilo para entender mejor la función del miedo y la inseguridad en la construcción de las ciudades y la ciudadanía”, asevera.

El estudio está en ciernes y cuenta con la colaboración de Nelson Arteaga de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), Arturo Alvarado de El Colegio de México, Julianne Borro del Instituto de Geografía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) e investigadores del extranjero como Luis Aspetia (Francia), Graciela Tedesco de la Universidad Nacional de Córdova en Argentina, y Shannon Matisse del Allegheny College en Pensilvania; además de estudiantes de posgrado y licenciatura.