Festejos infantiles al por mayor

Festejos infantiles al por mayor

 

  • Un asunto para el que siempre hay recursos
  • La fiesta deja más…

Por José Manuel Miranda

Niños y pelotas... (1)ZONA ORIENTE, Méx. – Un festejo que nunca falta en el calendario oficial de los ayuntamientos es el del ‘Día el Niño’, y este sábado pasado no fue la excepción de salir a las calles por parte de los Ayuntamientos para regalar juguetes y otros presentes a los niños que acudieron a la convocatoria de los gobiernos municipales.

Un fin protagónico -más que de cercanía-, es lo que ha movido en los últimos años a la inmensa mayoría de los alcaldes en turno a modo de elevar sus bonos de popularidad dentro de sus comunidades, tratando de borrar la imagen (o fortalecerla en su caso) que han ido construyendo a lo largo de sus periodos.

La cultura protagónica en que se desenvuelven las administraciones hoy día, dista mucho de ser la forma idónea en cómo se vinculan con los ciudadanos, pues si bien la gente acude a los festejos públicos, no es porque les importe departir con sus mandatarios, sino solo para ver qué pueden llevarse a casa después de tanto maniqueísmo oficial que en nada les ayuda a resolver sus problemas inmediatos y urgentes, mucho menos los importantes.

Así, Tepetlixpa, Ecatzingo, Ozumba, Amecameca, Temamatla, Chalco, Ixtapaluca, Tlalmanalco, Atlautla, Juchitepec y demás municipios que conforman el sur oriente mexiquense, dieron convites oficiales donde las pelotas fueron las principales estrellas que fueron a parar a manos de los infantes, “como una muestra de cariño por parte de los ediles”; cierto es que la mayoría alquilaron espectáculos de payasos y juegos inflables como la receta mágica de entretenimiento que siempre resulta para consuelo de familias que no tienen otra distracción en su localidad, pero no más…

En otros casos como Tlalmanalco, el día de los niños se mezcló con la inauguración de un festival cultural internacional, genial idea para atraer turismo a ese lugar y de proyección al mundo (inmediato), de no ser por la sobreestimación de un personal incompetente que les hizo la vida de cuadritos a la compañía artística rusa que abrió el evento y que se las tuvo que ingeniar para sacar adelante sus actuaciones sin el apoyo de un sonido ambiental manejado adecuadamente.

Otros como Amecameca, presumió la presencia de cinco mil personas en su evento principal (cosa muy de dudarse cuando a unos kilómetros el atractivo de entretenimiento era por mucho superior), luego de ya tres manifestaciones populares en contra de una obra de agua potable muy controvertida. Los pueblos enojados no dan tregua…

El ‘Día del niño’ fue un gran pretexto para alivianar los puntos ríspidos con la población por parte de aquellos ayuntamientos que, conforme pasan los días, son impopulares, sea por avaricia, ignorancia, incompetencia, arrogancia, ingobernabilidad, insensibilidad o negligencia; esa es el alma de la cultura protagónica, pero una vez pasado el festejo los pendientes quedan y no se van a solucionar con pelotas, ni payasos…