El músculo antorchista

Opinión

El músculo antorchista

 

Por José Manuel Miranda

IXTAPALUCA, Méx.- Las imágenes son contundentes, miles y miles de personas se dieron cita para la llamada “Marcha de la Victoria” que encabezó la candidata del PRI a la alcaldía Maricela Serrano Hernández y que concluyó en un mitin en el estacionamiento de la plaza Galerías de esta localidad.

Contingentes uniformados, ordenados y con el objetivo de arribar al lugar que los albergó para obtener la mayor visibilidad, formaron no el músculo del tricolor solamente, son activos, afiliados, simpatizantes, colaboradores, colonos y demás de la organización Antorcha Popular.

El porqué del distintivo, es debido a que no hay duda que esa organización gobierna los destinos de Ixtapaluca desde hace poco más de cinco años y no hay atisbo de que la contienda electoral que se avecina dentro de 34 días, dicte un rumbo diferente, pues la correlación de fuerzas en el municipio es muy dispar entre los aspirantes.

Los logros en el gobierno, pero también la ventaja que significa estar del lado del más fuerte, ha hecho de los antorchistas una opción política poderosa y de proyecciones grandes; aun cuando muchos de sus nuevos activos han abusado de sus nuevas posiciones en lugares muy determinados, demeritando los postulados que han enarbolado los líderes originales de la “flamita” como le llaman sus opositores.

Hoy que ese músculo se ha demostrado en las calles, se echa por tierra el argumento de que “ya no tienen fuerza suficiente”, como lo señalan los activistas virtuales de distintas plataformas en la red cibernética.

Sin duda esta marcha significa un “cállate” a esas voces que afirman que los antorchistas han menguado su presencia en Ixtapaluca. Es cierto que sin sus líderes históricos a la cabeza, la percepción de su administración es diferente de cuando sí están dirigiendo el rumbo de la municipalidad, por eso el retorno de Maricela Serrano como candidata.

Con todo la ventaja que tienen no es solo por la cantidad de personas que sacan a la calle, sino por la flaqueza de sus opositores que no terminan de cuadrar estructuras ni son capaces de coordinar esfuerzos más allá de lo personal, tal y como lo evidencian los grupos alineados en la alianza “Por México al Frente”, donde su aspirante a presidente municipal Alberto Cabrera, hace unas semanas coreaba a gritos la fuerza de AMLO y hoy se deshace en denostarlo en favor del aspirante azul Ricardo Anaya.

Haber hecho marchar a miles el domingo, le significa a Antorcha popular y su partido el PRI (municipal), un posicionamiento de impacto que impulsará a sus aspirantes a diputados, regidores y alcaldesa, sin tomar mucho en cuenta lo que suceda en la contienda nacional, pues -dicho sea de paso-, el enemigo verdadero de su causa es el arrastre del candidato nacional de MORENA, pero nada más.

La debilidad de la aspirante morenista en Ixtapaluca, se debe a que confía demasiado en que AMLO la llevará de caballito a la silla local sin problema, aun cuando muchos actores que podrían estar incorporados a su causa, ven con desagrado y cierto enojo cómo la candidata Areli Estrada está engolada y se opone a negociar posiciones con otras fuerzas políticas a modo de impulsar su movimiento.

Dicha debilidad, conjugada con el oportunismo del candidato del Frente aliancista, la debilidad de los otros tres rivales de los partidos no influyentes y la fortaleza de una organización que del modo que sea moviliza tal cantidad de gente, refuerza la idea que mientras MORENA no ceda espacios a fuerzas municipales latentes, la contienda será un escenario perfecto para quien actualmente manda los destinos municipales de Ixtapaluca…