Claman justicia en Amecameca…

Reclaman justicia por asesinato de joven

 

  • Marchan habitantes hacia la Presidencia municipal
  • Crimen irracional, revela desinterés de la autoridad

Previo al sepelio de MisaelAMECAMECA, Méx. –  Luego de que el pasado lunes por la tarde se cometiera un crimen insensato e irracional en contra de la persona de Misael Cobos Guzmán, dueño del pequeño negocio de entretenimiento virtual “Pulsa Start” ubicado en el barrio del Rosario en la cabecera municipal de esta demarcación, habitantes de esta localidad marcharon por las calles en dirección al palacio municipal para exigir una respuesta efectiva de prevención y justicia expedita por parte del Alcalde Carlos Santos Amador, quien es señalado como indolente e irresponsable, pues se dijo que “ya la autoridad municipal estaba avisada de una oleada de atracos que se han cometido en contra de comerciantes establecidos en esta zona…”, según señalaron los manifestantes.

Ayer por la tarde, se le rindió respeto por parte de los vecinos al féretro de este joven en las afueras del negocio en el cual trabajaba; los habitantes de su vecindario reconocieron en la persona de Misael, a “un buen muchacho que enseñaba a nuestros  hijos a jugar y divertirse sanamente…”, dijeron.

La indignación popular se desató luego de que los victimarios fueran rodeados por los vecinos tras cometer su crimen el pasado lunes y fueran salvados de un linchamiento por policías entre los que se encontraban cuatro elementos en estado de ebriedad, quienes acudieron a bordo de la patrulla 21 – 761, vehículo que fue incendiado por la ira de los vecinos al observar la ineptitud de los uniformados, lo que ocasionó la reacción de la policía estatal con 150 elementos para contener a la población y controlar la situación crítica.

La manifestación que se realizara el pasado martes, no fue atendida por el Presidente Carlos Santos Amador, quien fue avisado días antes de la situación crítica de asaltos, provocada entre otros factores, por la ineficacia de la policía municipal.

De ahí que la indignación popular persista, sobre todo cuando se supo que hasta ayer miércoles los asaltantes no habían sido encarcelados, sino que permanecían detenidos en el Centro de Justicia de Chalco sin razón aparente y se presumía la posibilidad de que salieran en libertad bajo fianza.