Chalco festeja su cumpleaños en privado

Chalco festeja su cumpleaños en privado

 

  • La gente de a pie no pudo acceder a la ceremonia
  • Jaffet Millán: en Chalco todo está bien…

Por José Manuel Miranda

CHALCO, Méx.- En el aniversario CXCIII de esta municipalidad, el festejo por la erección como municipio que se celebra año con año, solo fue para unos cuantos.

Si bien es cierto que a la gente le importa muy poco esta celebración, también lo es el hecho de que si una autoridad no fomenta los valores que mueven a la sociedad a tener identidad con el lugar que habitan, el resultado es un desdén y un alejamiento entre la sociedad política y la sociedad civil.

En una ceremonia en la que se reconoció a los expresidentes de esta localidad desde la época post revolucionaria hasta nuestros días -incluido el actual presidente-, brillaron por ausencia y falta de mención los únicos dos alcaldes que han sido de oposición: Jaime Espejel Lazcano y Vicente Alberto Onofre Vázquez, ambos perredistas a su arribo, lo que convirtió el evento en una fiesta exclusiva de priistas.

En una entrevista previa, el alcalde actual dio a conocer que se comprarán vehículos por 800 mil pesos y presentó una flotilla de otros más que están en arrendamiento; lo curioso es que, aun cuando no ha sido liberado presupuesto alguno para 2017 y la recaudación apenas tiene un mes de empezar, no se tiene el dato de dónde salieron esos recursos, sobre todo cuando la administración municipal ha dicho que la austeridad en 2016 ha obligado la autoridad a no hacer obra pública por falta de solvencia financiera.

Quizá la falla en la comunicación con la ciudadanía y el uso exclusivo de una fan page en una plataforma virtual única, como forma de enlace para dar a conocer resultados –a medias-, es el punto de quiebre que no permite que los ciudadanos de Chalco se enteren de lo que hace su gobierno.

Con todo, llamó en exceso la atención la presencia de funcionarios que han sido cesados o relegados, o que se fueron por su propio pie, en una ceremonia en la que ya no tienen nada que hacer allí, a menos de fingir una unidad orgánica, tratando de tapar el resquebrajamiento de una administración a la que le bastó un año para colapsar a pesar de los avisos y señalamientos que por doquier se venían dando.

Por parte del gobierno estatal, el vicepresidente del gabinete regional Juan Jaffet Millán Márquez en un discurso improvisado para mal, perdió el rumbo y solo atinó a decir que en Chalco todo está bien, “… tiene el respaldo no sólo institucional sino de todos los días por parte del gobernador Eruviel Ávila… Esto del gobierno es como la familia, es el resultado del trabajo y el esfuerzo de nuestros padres y abuelos y eso es lo que somos hoy…”, evidentemente el funcionario no ha recorrido a pie las calles de este municipio.

Un buen ejercicio de simulación en cuanto a inclusión social se refiere, el cual no puede ocultarse por ningún lado: ¿desde cuándo las puertas del palacio local se cierran para la gente común en una ceremonia de cumpleaños municipal?

Fue una buena fiesta privada, y por eso, se dista mucho de conectar al gobierno de primer piso con los ciudadanos…