Casi dos años y nada…

ZONA ORIENTE

Denuncian serias inconsistencias en el caso Manuel Serrano

 

  • La Diputada Federal señala puntos contradictorios
  • Posibilidad de cerrar el caso con acusaciones menores

MSH_entrevistaIXTAPALUCA, Méx. –  La Diputada federal por el Distrito XII Maricela Serrano Hernández, denunció en entrevista una serie de inconsistencias contenidas en el caso judicial que se lleva en torno a la desaparición de su padre Don Manuel Serrano, mismo en el que a casi dos años de haber sido secuestrado, las líneas de investigación provocan recelo por parte de la familia.

La legisladora explicó que aun cuando se acusa directamente como autor intelectual al ex – diputado local por el distrito 40 Armando Corona Rivera, nada hacen las autoridades para corroborar la acusación toda vez que factores claves no se toman como tal en las pesquisas y se corre el peligro de cerrar la investigación sobre los autores materiales con cargos menores, al librarlos del delito por “Delincuencia Organizada”, con lo que el trasfondo quedaría muerto.

Posterior a la entrevista, la Diputada federal emitió un comunicado en donde se señalan las observaciones, las cuales son:

Primero, el “modus operandi” de la banda criminal es diferente al de los otros secuestrados (se les acusa de varios plagios más), pues en el caso de otra víctima (un chico de 16 años), los secuestradores relatan con detalle cómo lo vigilaban desde antes, cómo planearon el secuestro y quiénes lo cuidaban; en cambio en el caso de Manuel Serrano sólo declararon: “lo agarramos y ya, porque nos dijeron que era un pez gordo…”

Segundo, tiempo después se supo que los supuestos secuestradores no conocían siquiera el nombre de Manuel Serrano. Una vez aprehendidos, fueron torturados para memorizar el nombre, lo cual demuestra que los delincuentes no conocían a la víctima es decir, no fue uno de sus delitos “normales”.

Tercero, ‘sospechosamente’ el día de la detención murió un integrante de la banda criminal, quien se afirma sería el contacto con los autores intelectuales del crimen. Según el anuncio oficial, el delincuente Vicente Pérez Hernández “trató de darse a la fuga, pero derivado de padecimientos crónicos se desvaneció, siendo trasladado a un hospital en el Estado de México para su atención médica en donde fallece (SIC)”

Cuarto, “la versión oficial del gobierno con el objetivo de borrar mediáticamente las sospechas de que se trató de delito por motivos políticos”, dijo que “el jefe de la banda (Jaime Alejandro Juárez Vargas) es un familiar de la víctima, sin embargo nunca aclararon que se trataba del esposo de una sobrina en quinto grado, con el que la familia nunca tuvo contacto, ni siquiera lo conocían”

Quinto, a los secuestradores les pretenden dictar auto de formal prisión por ‘delitos menores’ y no por “delincuencia organizada” como lo solicita la familia, con la intención de dar protección a los autores intelectuales, lo cual quiere decir que al liberarlos del delito conocido como “delincuencia organizada”, las propias autoridades cierran deliberadamente posibles líneas de investigación.

Sexto, se tardan varios meses en designar al juez que va a resolver el caso;  además de que “hasta la fecha se han cancelado nueve audiencias por detalles menores, por lo que una investigación más profunda sobre el caso se encuentra prácticamente suspendida…”

Por último, Maricela Serrano Hernández mencionó que con motivo de los dos años de la desaparición forzada de su padre, el día 4 de octubre se realizará una “misa homenaje” en Tultitlán, lugar en que fuera visto por última vez;  además de que el día 6 del mismo mes el su organización política realizará una marcha “nacional” al Zócalo Capitalino, esto con el propósito de seguir exigiendo justicia para Manuel Serrano Vallejo y otras demandas ignoradas para su organización por parte del Gobierno Federal.