Capital político creciente en Ixtapaluca

Capital político creciente en Ixtapaluca

 

  • Obra pública, una veta dorada sin discusión

Por José Manuel Miranda

Maricela Serrano Diputada federalIXTAPALUCA, Méx. – Hablar de Ixtapaluca hoy día, es remontarse a la recordación de un trabajo que es evidente, indiscutible y verificado, lo que le da a sus autoridades municipales una ventaja política insuperable y a prueba de comparación con sus otros vecinos.

El sur oriente mexiquense tiene a Ixtapaluca como la pasa en el arroz, no por malo, sino por diferente. La forma en como es gobernado, tiene la ventaja de que no está sujeto al capricho de un gobernante, sino que  el consejo que toma las decisiones, por lo menos tiene una serie de opiniones que, aunque simétricas (por el rumbo político que persiguen), no todas son iguales, pero sí complementarias.

La organización política que conquistó el espacio municipal, no es lo mejor, ni lo más granado para la inmensa mayoría de sus rivales, sin embargo algo tienen en claro y eso es, que la única forma de ganarse el consenso popular es trabajando y dando resultados.

La crítica fundamental que les hacen, es que se enquistan en el poder de los lugares a donde llegan, eso es cierto. Sin embargo, cuando la balanza pública es examinada para ver pros y contras, las ventajas prevalecen debido a la comparación endogámica que representa un pasado inmediato lleno de poca efectividad y nula eficiencia es decir, Fosa de clavadoslos propios gobiernos anteriores cultivaron las condiciones de pobreza y marginación a tal grado, que cuando simplemente se aplican los recursos de manera más óptima, el resultado es abrumador.

Ni apología, ni ensalzamiento mueven a quien escribe, por el contrario, establecer hechos contundentes a partir de escenarios comprobables, es lo que da la pauta. Finalmente quienes dirigen hoy día a Ixtapaluca en sus destinos político –administrativos, no tienen la culpa de que sus vecinos hayan estado bajo la égida de incompetentes o sátrapas que se imaginan a sí mismos como hijos de una casta divina.

Es muy difícil después de tres años, encontrar opiniones divergentes acerca del trabajo que se ha realizado en esta municipalidad, a menos que se trate de personajes que los traen atravesados desde hace tiempo por el desplazamiento que sufrieron en el terreno político local.

Espacios públicos en IxtapalucaLa calle no miente: comerciantes afiliados, transportistas que se alían, vecinos que se asocian (por voluntad o no), todos bajo una tutela organizacional que cada vez amplía su capital político de manera considerable, es la marca que está dejando con el paso del tiempo el grupo que actualmente maneja los hilos del poder en Ixtapaluca.

Más que quejarse, la clase política de este lugar que aún sobrevive, debería aprender métodos de trabajo y ser disciplinados para tener logros organizativos semejantes y ser proactivos dentro de una prospectiva que sólo ofrece cabida a quien trabaje bien y sea fuerte a partir de no depender de los apoyos institucionales, sino de un poder de gestión tal, que los siente en lugares de decisión  y proposición políticas.

El tiempo transcurre y lo mejor que han hecho los que gobernaron Ixtapaluca alguna vez, es haber emigrado a otros territorios vecinos, donde negocian plazas y cargos públicos como si lo hubiesen hecho bien en su propia tierra. Incluso partidos que perdieron contiendas recientemente han colocado a sus activos en lugares que, por el solo hecho de ser del partido o trabajar con él, arriban a cargos que en su vida imaginaron tener.

De este modo Ozumba, Tlalmanalco, Temamatla,  Amecameca y otros más, han recibido a quienes ostentaron en algún tiempo el poder en municipios como Ixtapaluca y Chalco, pero casi en calidad de desterrados. La ventaja para ellos es que casi nadie los conoce, en cambio la desventaja para los habitantes, es que llegan con la idea de instaurar acciones que en sus propios municipios no rindieron grandes frutos; es como si vendieran cuentas de vidrio  a cambio de oro…

Hoy quienes mandan en Ixtapaluca planifican ya una expansión monumental en el Estado de México, y la zona de los volcanes es un caldo de cultivo propicio para este crecimiento, sobre todo cuando llegan no a pedir, sino a dar frutos de una gestión como pocas; sobre todo, cuando se tienen conquistados los espacios en 7 diputaciones con una línea política muy clara, además de dos presidencias en su poder.

No nos extrañe que en un futuro próximo, los brazos de Antorcha Popular lleguen a donde nadie esperaba…

Fuente jardín centro (800x450)